“El lobo de Wall Street” de Martin Scorsese




Basada en hechos reales, esta cinta recrea la vida del excomisionista de bolsa Jordan Belfort. Es una película que trata el tema de la avaricia, de los excesos, de la ambición, de la trampa, y sobre todo, del intrincado mundo de las finanzas.

El filme ha sido ampliamente criticado por mostrar escenas demasiado explícitas de sexo, de consumo de drogas, y en general, por mostrar de manera demasiado descarnada la vida alocada de este exbroker de Wall Street.

Belfort, interpretado por Leonardo DiCaprio, empezó trabajando como un simple oficinista en una firma bursátil en Nueva York y llegó a convertirse en un poderoso magnate del mundo de las finanzas. Posteriormente, la avaricia, los excesos, y la falta de límites éticos lo llevaron al colapso total.

Martin Scorsese, el mismo director de filmes como Los infiltrados, El aviador, Pandillas de Nueva York, Hugo, entre otras, trae a la pantalla grande esta historia siguiendo los deseos de su amigo DiCaprio, quien hace algunos años adquirió los derechos cinematográficos de la biografía de Belfort. Scorsese se ha hecho famoso en Hollywood por contar historias reales y ficticias muy complejas de personas con vidas difíciles, recordemos Taxi driver, Raging bull, The color of money, Goodfellas, y muchas otras.




En El lobo de Wall Street, Scorsese no tiene compasión con el espectador lo lleva hacia un paseo trepidante y sinuoso durante casi tres horas por la experiencia personal de un hombre que ambicionaba volverse rico como fuera. Belfort tiene un don innato para las ventas, tiene una gran astucia, es un gran estratega, sin embargo, el afán por acumular más y más dinero lo llevan a cometer locuras y excesos haciendo que su vida termine siendo una montaña rusa de peligrosos rumbos; la droga, el sexo, y la mentira, terminarán por convertir a este exitoso agente bursátil en un aberrado hombre rico.

En lo personal la película me pareció muy buena, aunque no es el tipo de cintas que me atraigan, ya que precisamente la crudeza de la realidad descrita en esta historia termina por asfixiar al espectador. Hay humor, es verdad; hay cierto tufillo cómico en el filme, lo cual ayuda a hacer más llevadera su contemplación. Pero no se equivoquen, El lobo de Wall Street no es una comedia, ni un sainete, ni una farsa, es un drama muy hondo que critica hasta la médula la cultura de hacer dinero como sea.

La actuación del protagonista, Leonardo DiCaprio, merece capítulo especial en esta reseña, ya que indudablemente su interpretación es magistral, hasta tal punto que ya recibió un Globo de Oro por su participación en esta película. DiCaprio merece el premio Oscar desde hace rato, sin embargo, el karma de este actor es su pasado de niño lindo y de favorito de las quinceañeras, pero, ahora que ya bordea los cuarenta años debería premiarse su excelente carrera histriónica. Yo pienso, y creo que podría generar ciertas reticencias lo que voy a decir: hoy por hoy es el mejor actor que tiene Hollywood.




Junto a DiCaprio también actúan Matthew McConaughey, Jonah Hill, Margot Robbie, Kyle Chandler, Rob Reiner, Jon Favreau, y Jean Dujardin. McConaughey tiene una escena estupenda en la que interpreta al primer mentor que tiene Belfort en Wall Street, y lo hace de manera memorable, y bastante cómica, creo que esta escena es uno de los puntales para entender definitivamente toda la psicología del Lobo de Wall Street (así llamó la revista Forbes a Belfort cuando estaba en la cima).

La rubia actriz australiana Margot Robbie también se roba el show por su belleza, por su sensualidad, y por interpretar el papel de lo que llamamos en Colombia: “la chica gasolinera”. Belfort deja a su primera esposa y se casa posteriormente con Naomi Lapaglia –papel que hace Robbie-, esta señorita es exuberante, sexy, y bastante aprovechada. Uno de los personajes más llamativos de la película de Scorsese es este, sobre todo para el público masculino.

La actuación del comediante Jonah Hill también es de resaltar, en la cinta interpreta el rol del colaborador más cercano a Belfort, y también de su más fiel alcahuete. Su personificación como Donnie Azoff también es sobresaliente,  aunque hay que decir que en ciertos apartes de la cinta se torna antipático por su excesiva permisividad y hasta vulgaridad.

El tema de El lobo de Wall Street  es sensible, sobre todo porque alude a un caso de la vida real que se asemeja a situaciones que han ocurrido en Estados Unidos y en el mundo; casos de empresarios que debido a su exagerada ambición han llevado a sus empresas a la bancarrota y a ser sujeto de investigación y juzgamiento criminal.



Creo que nuestras sociedades necesitan reflexionar sobre este tema; la avaricia no es nueva, es cierto, de hecho está catalogada como uno de los siete pecados capitales, pero, en el sistema económico que nos rige la avaricia ha llegado a niveles grotescos y estrambóticos. En un aparte de la película el personaje de Jordan Belfort dice lo siguiente:”No hay virtud en la pobreza, y ser rico no es malo”. Yo estoy de acuerdo, la pobreza no es ninguna virtud, y ser rico no es pecado, sin embargo, esa exagerada ansia de acumulación de dinero puede llevar a convertirse en un vicio, en una enfermedad, y eso fue lo que le ocurrió a Belfort y a muchas otras personas que en el mundo han decidido ser ricos como sea.

La película no es moralizante ni mucho menos, no tiene una enseñanza (aunque algunos dirán lo contrario), pero sí pone el dedo en la llaga de la cultura del dinero fácil. En Colombia, sí que hemos sido víctimas de esta cultura, y todavía lo padecemos, en Estados Unidos la crisis económica de 2008 terminó culpabilizando a esos magos de las finanzas que jugaron con el dinero de las hipotecas, y en el resto del mundo las historias de los avaros no son pocas.

La avaricia es connatural al ser humano, lo define, pero, hay algunos que no saben poner límites a su avaricia a su codicia y se dejan llevar por sus instintos. Belfort no solo se deja llevar por la avaricia, también se deja llevar por la lujuria, y por la afición a las substancias alucinógenas. Scorsese no escatima un segundo para mostrar esta degradación, y por esto ha sido criticado, por lo explícito de la historia.

Sin lugar a dudas, El lobo de Wall Street es una de las mejores películas del 2013, y será protagonista en la entrega de los premios Oscar muy seguramente. Leonardo DiCaprio consolida con esta película su prestigio en Hollywood, Scorsese también lo hace, y los actores Margot Robbie y Jonah Hill continuarán demostrando que son unas de las nuevas revelaciones histriónicas del momento.

¿Se le fue la mano a Scorsese en las escenas de sexo y de consumo de droga? Yo creo que no, pienso que era necesario retratar el mundo de Belfort de esta forma, para transmitir con crudeza lo que realmente ocurrió, aunque es lógico que en casi tres horas los espectadores no alcancen a dimensionar lo que fue realmente el imperio de la empresa de este genio bursátil. El humor, como ya dije, logra paliar este efecto de la película pero no del todo y muchas personas que verán esta cinta se sentirán un poco impresionadas por lo explícitos de varios apartes de la misma.

Mi calificación para esta película es de 4.3 sobre 5.0.

Página web oficial: http://www.thewolfofwallstreet.com

Estreno en Colombia: 24 de enero, haga click AQUÍ 


No hay comentarios.: