“La caída de los gigantes” de Ken Follet


Estupendo libro. Tengo que empezar diciendo esto; como todo lo que hace –en el mundo literario- el auto británico, célebre por ser el escritor de “Los pilares de la tierra” y de “Un mundo sin fin”, obras que ya reseñé en este blog.

La caída de los gigantes” se ubica en las tres primeras décadas del siglo XX, en lugares tan disímiles como Gran Bretaña (Gales), Francia, Alemania, Estados Unidos y Rusia. A través de la vida –ficticia- de familias como la Fitzherbert, la Williams, la Von Ulrich, la Peshkov, la Dewar, entre otras; Ken Follet nos describe las causas, el desarrollo y las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, la primera de las grandes guerras europeas y globales del anterior siglo.

Follet es un extraordinario escritor, ya me había deleitado con “Los pilares de la tierra” y con “Un mundo sin fin”, y creo que aquí ratifica el porqué de su enorme popularidad a nivel internacional. Y es que Follet ya es un autor que ha superado la cifra de los cien millones de libros vendidos en todo el globo terráqueo, y creo que seguirá batiendo records de ventas porque sus libros son “adictivos”.

Efectivamente, a través de la descripción de la vida de varias familias europeas y norteamericanas, Follet nos da su visión sobre lo que causó la Primera Guerra Mundial, sobre cómo se desarrolló esta confrontación bélica y sobre el germen que produjo: el inicio de la Segunda Guerra.

La bestialidad de la monarquía rusa, la incompetencia de las casas reales europeas (haciendo excepción de la británica, lógicamente), el anacronismo del sistema político europeo que imperó hasta principios del siglo XX, las ambiciones expansionistas, y la caducidad de un modelo económico medio feudal y medio capitalista de explotación, fueron algunas de las razones por las cuales estalló esa absurda guerra que durante muchos años se denominó como “La Gran Guerra”, hasta que llegó Hitler y su combo y mató a seis millones de judíos y a más de sesenta millones de personas en la segunda gran guerra. La posterior pelea hizo palidecer a la primera por su crueldad y por su estupidez.

Todas las guerras son estúpidas, no hay guerra justa, no hay guerra inteligente, no hay guerra humanitaria. Follet habla de sus ideas a través de sus personajes, a través de las vidas ficticias de nobles, mineros, mujeres activistas por los derechos humanos, trabajadores rusos, bolcheviques y hasta mafiosos y políticos norteamericanos.

Un libro de más de mil páginas que se lee de corrido, no hay lugar para el bostezo ni para la pereza, Follet es un genio de las letras, y con esta primera entrega de su trilogía “The Century” creo que pone un punto muy alto para el género de la novela histórica. Los otros dos libros de esta trilogía, y que no he leído, son “El invierno del mundo” y “El umbral de la eternidad”, el primero sobre la Segunda Guerra y el tercero sobre la Guerra fría.

Follet mezcla realidad y ficción, incluso coloca a personajes ficticios a hablar con personajes reales como Winston Churchill, Lenin, el rey Jorge V, Lloyd George, Woodrow Wilson, entre otros. Los personajes ficticios, según afirma el mismo Follet, son colocados con cuidado en situaciones que probablemente sí ocurrieron o que por lo menos hubieran ocurrido de esa forma, de tal forma que la historia no se disloca o se corrompe.

La novela es ficción histórica, obviamente, Follet es muy cuidadoso al describir qué personajes hacen parte de la fantasía y cuáles vivieron en la realidad. De tal forma que quien lee el libro puede tener una idea clara del contexto histórico de esa época sin llevarse una imagen distorsionada sobre lo que ocurrió en Europa y en Estados Unidos en esas tres primeras décadas del siglo XX.

La Primera Guerra Mundial derrumbó a la mayoría de las casas reales de Europa, generó un nuevo movimiento económico y político a través de la modernización y actualización de la democracia occidental que estaba a punto de colapsar por culpa de un sistema de explotación injusto y por culpa de la discriminación contra las mujeres. La democracia europea tuvo que avanzar hacia darle el voto a las mujeres, hacia la consagración de los denominados derechos de segunda generación o derechos económicos y sociales, en los que ya que no solo hay democracia donde la gente pueda decidir entre un candidato X y uno Y, sino que también hay democracia cuando hay empleo, cuando hay salud, cuando hay educación, cuando hay vivienda, cuando hay cultura y recreación.

La caída de los gigantes” es un libro contra la guerra, contra la antidemocracia, contra el modelo de dominación, contra la avaricia, contra el anti-humanitarismo, contra todo lo que causa dolor y sufrimiento al ser humano. Un siglo después de la Primera Guerra, el mundo sigue debatiéndose entre la democracia y el fascismo, entre proteger los derechos de las minorías o no, entre modernizar el sistema político y económico o no, entre implantar un nuevo modelo de convivencia humano o no. Este libro, de Follet, entonces, nos sirve y nos invita a reflexionar sobre nuestra realidad, sobre lo que hay para hacer, y sobre el porvenir.