"Todas las vidas, mi vida (Synecdoche, New York)" de Charlie Kaufman


Una película compleja al mejor estilo de Charlie Kaufman. Philip Seymour Hoffman interpreta el papel de un director de teatro, agobiado por enfermedades, con un matrimonio a medio llevar. De pronto, el director de teatro gana un  concurso para realizar una obra. El director en mención se propone realizar una obra muy parecida a la realidad. 

La anterior descripción de lo que podría ser el argumento de esta película es bastante pobre, en realidad la trama es mucho más compleja de lo que parece, y la historia se va complicando con el paso del tiempo, hasta que al final nos queda la sensación de que tenemos que volver a ver la cinta para enterderla del todo.

Kaufman es un guionista famoso, casi de culto, entre los guiones que ha elaborado están: "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos", "Adaptation", "Confesiones de una mente peligrosa", "Quieres ser John Malkovich", entre otras. Las historias de Kaufman siempre son complejas y creativas, sus personajes tienen conflictos sicológicos crónicos, y el humor siempre está presente en estas narraciones bizarras.


En "Todas las vidas, mi vida (Synecdoche, New York)" Kaufman, como director y guionista, nos propone un juego que empieza bien, después se pone más difícil, hasta que al final quedamos con la duda sin en algún lugar nos perdimos. A pesar de lo anterior, la película es muy creativa, muy nostálgica (la banda sonora es tremendamente triste), y es una diversión creativa netamente extraña.

Como siempre, la interpetación de Philip Seymour Hoffman es sensacional, sin embargo, llega un punto en el que no sabemos qué tipo de cinta estamos mirando, nuevamente muy al estilo de Kaufman. En general es una buena película, bastante creativa, y con un mensaje sobrecogedor. Al salir del teatro quedamos un poco angustiados, u optimistas, porque lo que genera Kaufman con la película es eso: angustia existencial.

Los guiones de Kaufman son complejos, toca pensar, y sobre todo hay que mirar la película meticulosamente, porque en alguno de los detalles está la clave para la comprensión total de la historia. Una buena propuesta, los fans de Kaufman no quedamos decepcionados por esta producción.

Mi calificación para esta película es 4.3 sobre 5.0

1 comentario:

Pabela dijo...

Muy de acuerdo. Cuando la vi quedé completamente confundida y por momentos no entendía demasiado pero son esos films que hay que verlos varias veces para sacarles el jugo. Kaufman a mí me encanta y luego de ver dos veces este film diría que es lo que más me gusta de lo que le conozco (me falta ver adaptation!!).
Como bien dices es una película que crea un gran conflicto existencial en el propio espectador y creo, aunque debería verla nuevamente, que si uno mira cuidadosamente los últimos geniales 40 minutos del film encuentra la clave de todo el asunto. Es hiper recomendable.