LA LECTURA EN COLOMBIA: ¿ QUÉ SUCEDE ?

Hace algunos días estuve viendo las estadísticas sobre el número de libros que leen los colombianos, y encontré que el promedio ha bajado drásticamente en los últimos años. Un fenómeno preocupante, si se tiene en cuenta que los países desarrollados tienen un promedio diez veces más alto que el de Colombia. Las causas generalmente están vinculadas, según dicen algunos, al costo de los libros, y a la falta de tiempo, sin embargo, es de anotar que en ciudades como Bogotá se han construido nuevas bibliotecas públicas, y se ha lanzado el programa "libro al viento", lo que lleva a pensar que las razones son otras. La lectura, insisto, no debe ser vista como un "deber" u "obligación", y en esto los profesores y docentes deben encontrar la manera de fomentar la lectura entre sus alumnos, para tratar de competir con los juegos de video, o con las rumbas "trans". La lectura aleja a los jóvenes de las drogas, de la violencia, y en general de los vicios, es por esto que el gobierno nacional y las instituciones educativas deben diseñar estrategias más imaginativas para hacer de Colombia un país más lector.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Debe estudiarse con más calma la situación de la lectura en Colombia

Carlos dijo...

... soy ecuatoriano, y realmente leer esto me apena, apena sabiendo el nivel de escritores que tiene mi hermano país.
Yo no creo que pase esto por el costo de los libros ya que ahora se puede bajar gratuitamente casi cualquier obra por internet.
Eso no es excusa, tanto en mi país cuomo en la mayoría de países latinos es la idiosincracia y modelo educativo que no incentiva la investigación bibliográgica. Se envían 2 tareas y te dejan el tiempo libre para la TV (pésima calidad) o para el play station.

En el caso colombiano deben analizarse otras variables como violencia o terrorismo.

Mi punto es que el costo no es una excusa.

Salu2, interesante blog.

Montserrat dijo...

Sencillo: no tenemos una política pública de lectura seria (ni de ningún tipo). Esto porque la cualificación intelectual de las personas de este país no es definitivamente prioridad del gobierno nacional.